En Villa Club ya oyen misa en iglesia propia

En Villa Club ya oyen misa en iglesia propia

De lunes a viernes los trabajos se desarrollan de manera regular. Entre hierro, cemento, arena y bloques los obreros van dando forma a lo que será la iglesia católica San Alberto Magno, ubicada en el vial 1 entre las urbanizaciones Villa Club y La Joya, en la parroquia satélite La Aurora, del cantón Daule.

alberto magno villa club casas la piazzaLa aspiración del padre Julián Cava, párroco de la iglesia, y de las decenas de feligreses que cada domingo asistían a las misas en el centro comercial La Piazza, de Villa Club, se cristalizó: ahora la homilía se realiza en el templo. Desde hace unas semanas, las herramientas y materiales de construcción comparten espacio con varias carpas y sillas que son acomodadas para la liturgia.
La estructura aún incompleta recibe a los fieles católicos y se convierte en el centro de expresión de la fe y voluntad de adultos, jóvenes y niños.

Antes de cada misa, que inicia a las 09:00, hay una jornada de catequesis; después de la ceremonia se desarrollan ferias y bazares que ayudan a recaudar fondos para continuar con la obra emprendida.

Para Juan Cabrera, residente de la etapa Júpiter, de Villa Club, recibir la santa eucaristía en el templo, aunque no esté completo, es una satisfacción pues aumenta el sentido de pertenencia de los residentes que acuden. “Se siente más reconfortante tener casa nueva. En La Piazza había distracciones”, comenta.alberto magno villa club casas la piazza 2
Lo mismo opina Jaime Vinueza, residente de Rubí, etapa de La Joya. Él considera que tener a la iglesia cerca es vital, pues ayudará mucho a afianzar la fe y los valores cristianos. “Debemos colaborar activamente con las campañas que se realizan para avanzar con la obra”, apunta.

Precisamente para continuar estructurando este templo que favorecerá especialmente a los residentes de La Joya, Villa Club, Villa del Rey,  es que se ha conformado un grupo de voluntariado que viene trabajando desde hace varios meses.

“Se siente más reconfortante tener casa nueva. En La Piazza había distracciones”

La parroquia tiene además la campaña Apadrina un metro cuadrado, que busca donantes que entreguen el material que se necesita para levantar cada metro cuadrado o el valor en efectivo; para lo cual se ha establecido la entrega de cinco sacos de cemento o su valor económico: 40 dólares.
La comunidad requiere que más feligreses se involucren en la obra de esta iglesia.